“Decreto el estado de felicidad permanente.”

Flora Tristán: maneras de mirar.

La Memoria de Huesca

Simone Weil. La soledad del hereje (y 4)

Simone Weil. La ebriedad de la vida (3)

Simone Weil. La voluntad de la acción (2)

Simone Weil, del amor y la desgracia del siglo XX (1)

Puerta de oro o alquitrán

Orwell presagiaba a Trump