Doy gracias a los activistas, pero además de agradecimiento necesitan dinero

¿De verdad tenemos que seguir hablando de Cataluña?

Una luz llamada Elena