¡Vivan los reyes godos!: Recesvinto, la anulación de los aforamientos y una excursión de fin de semana.

El último libro del verano y un inesperado cambio de perspectiva.