La víctima

Miscelanea londinense. Por qué amo Londres a pesar del lado oscuro de los británicos . Parte 2