Querido diario


(El fotógrafo)

Me gustan los helechos. Esperando a que el sol nos favorezca con su mejor tono de luz, me he llevado mi Schopenhauer de bolsillo… (no sé si he hecho bien).

… “La especie  humana está para siempre y por naturaleza condenada al sufrimiento y a la ruina. Aún cuando con  ayuda del estado  y de la historia se pudiesen remediar la injusticia y la miseria, hasta el punto de que la tierra se convirtiera en una especie de Jauja, los hombres llegarían a pelearse por aburrimiento,  a precipitarse unos contra otros, o bien el exceso de población traería consigo el hambre, y esta los destruiría.”…


(Schopenhauer, A. (1970):  El amor, las mujeres y la muerte. Madrid, Editorial EDAF 1970)

Deja un comentario