Querido Diario

(La verdulera)

El Fin del Trabajo



Estoy apañada. No me dan las horas de día. El pasado fin de semana volvió mi hija a vivir a casa. Su hijo aun no tiene dos años y ya se ha separado del padre. Me dijo que no encuentra trabajo y me pidió que si podía hacerme cargo del niño en la guardería cuando cierro la tienda al mediodía. A los jóvenes se les está acabando el trabajo de toda la vida en la cara y sin embargo no pueden vivir ni sostener una casa si no entran dos sueldos. Cada vez hay menos trabajos y menos salario.


Pero quienes estamos pagando todo esto somos las mujeres, porque además sigue siendo de nosotras el trabajo doméstico y el de los cuidados a niños y mayores. Este sistema de reproducción familiar tiene que estallar ¿quién, además de buscar un trabajo, se encarga ahora del trabajo doméstico, de la reproducción y de los cuidados? Porque las familias ricas sostienen esta situación contratando a mujeres inmigrantes para trabajar como niñeras, cuidadoras o limpiadoras. Pero y las mujeres de las familias pobres que cuidan a las familias ricas, ¿quién se ocupa de cuidar a las familias pobres?

El trabajo siempre ha sido el problema y no la solución. Mi clienta, la activista, que ya es mi amiga porque es mi vecina de blog, con la que voy a la manifestación de las mujeres, me ha dicho esta mañana que me haga feminista, pero yo le digo que una comunista como yo siempre ha sido feminista. También me ha dicho que el final del trabajo está cerca porque este sistema no puede aguantar tanta pérdida de puestos de trabajo, tanta robotización y tanta precariedad laboral. Y que lo que viene es mejor porque los robots harán el trabajo doméstico, tendremos la casa limpia y podremos pasar más tiempo con nuestros hijos, viviremos en viviendas comunitarias donde los cuidados serán repartidos sin distinción de género y podremos ser más hospitalarios con nuestros invitados y hasta con nuestros exmaridos. Yo no se de donde van a sacar tanto dinero para pagar todo eso.

One Reply to “Querido Diario”

  1. Jajajaja! Verdulera, hazte feminnista, mujer! Te voy a presentar a mi vecina, la limpiadora de escaleras y hacemos una tertulia en el parque cuidando a tu nieto. Y de, de paso, hacemos unas pintaditas.
    La activista.

Deja un comentario