Querido diario, un cadáver insignificante.

(El poeta)

Pobre mirlo muerto
al borde del camino
Qué tristeza contemplar
la inutilidad de mi pena y tu destino
que anuncia con luto indiferente
la rendición ante el olvido.

Deja un comentario