“Nuestros abuelos”-dicen, ¡vaya mierda!