¡No te rindas y buena suerte, navegante!

No me refiero al mercado de la felicidad obligatoria

¿En el  año-aniversario del 68, rescatará alguien la felicidad?

Personal y político. Mi compatriota  Joaquín.