El cáncer se alimenta de grasas saturadas para hacer metástasis