Caca Land (*)

La estrella del Mobile World Congress (MWC) de 2017, ha sido Reed Hastings, cofundador y consejero delegado de Netflix, plataforma de servicios de streaming que, según sus datos, cuenta con unos 100 millones de suscriptores en todo el mundo (40% en Estados Unidos).

El  CEO de la tecnológica ha profetizado que, en un futuro muy próximo, «todo el contenido del televisor va a estar en internet». Según las fuentes en tres o diez años. O sea ya. Hace apenas año y medio sólo se atrevía a decir: «Hay más gente que ve cine en Netflix que en las salas de cine». En el MWC, Hastings ha dado un paso más.

Sin duda alguna, en sus eufóricas previsiones, ha influido el espaldarazo que recibió el domingo/lunes por parte de la Academia hollywoodiense. La compañía, que comenzó enviando DVD por correo, y continuó con estrenos exclusivos on line, ya ha traspasado, cum laude, la barrera de la distribución de contenidos audiovisuales, al obtener, en la 89º edición de los Oscar, su primer reconocimiento como productora cinematográfica: el Oscar al mejor documental (The White Helmets), abriéndose hueco así entre el selecto grupo de las majors hollywoodienses.

Hace ya algún tiempo que en toda clase de foros se debate sobre la «muerte del cine». Hastings sólo le ha puesto fecha.

(*) Cacalandia era el título original del primer largometraje que iba a firmar Iván Zulueta. Ni la película se terminó titulando así, ni tampoco Iván Zulueta pudo firmarla. Vaya, desde aquí, un recuerdo para un cine arrebatado. 

Deja un comentario