(El poeta) Nunca podré hablar de mi trabajo como investigador privado ni siquiera en un diario o, al menos, no por ahora; por eso, en adelante solo compartiré contigo los breves poemas que consuelan mi vida solitaria.

Llegó sin avisar

Dijeron

Pero no para quedarse

No había nido

Donde anidar