El invierno llega mañana también a nuestro país


A partir de mañana habrá que pedir cuentas a los dos partidos que han blanqueado y dado carta de naturaleza al fascismo en España. Les han comprado el discurso y no se dan cuenta de que les van a fagocitar y que han abierto una puerta que ya no se va a cerrar con la corteza de miras de simplemente querer pan para hoy (votos) y hambre para mañana (irrelevancia política y lidiar con el fascismo más descarnado).

Mañana se llevarán y nos llevaremos una triste sorpresa, pero ya será demasiado tarde para reaccionar. Gane quien gane y gobierne quien gobierne todos hemos perdido cuando el fascismo entra en el congreso de los diputados con una gran representación y con militares y demás gente «de bien» que no tiene problemas en decir que:

Van a cerrar cadenas de televisión, ilegalizar partidos contrarios al suyo (primero vinieron a por los catalanes y no dije nada porque no era catalán; luego vinieron a por los comunistas…), revocar derechos sociales como el matrimonio gay, que solo responden a medios «afines» (un principio básico de la democracia es que los medios no deben ser afines a ningún partido; pueden tener su propia línea ideológica pero nunca ser una «prensa afín»), que hablan de la ANTIESPAÑA, de sus ENEMIGOS, del FRENTE popular, de la «dictadura progre», que desean armar a la gente para defender su propiedad como si viviéramos en el Salvaje Oeste y no en uno de los países más seguros del mundo, que propugnan un cambio en relación a las jubilaciones que, en la práctica, supondrá el quiebre total y absoluto de la seguridad social y contribuirá a agrandar más si cabe la desigualdad en nuestro país, que se vanaglorian de defender a las clases medias y trabajadores cuando su programa económico solo beneficia a las grandes fortunas y empresarios, que claman contra supuestas asociaciones “feminazis” y supuestas denuncias falsas negando una realidad incontestable como es la desigualdad de género y sobre todo los casi mil asesinatos machistas que ha habido en este país desde que se empezaron a contabilizar las estadísticas (para tomar conciencia de este dato hay que imaginar que en los últimos 15 años se hubiesen asesinado a 1000 periodistas, 1000 policías, bomberos, políticos, médicos por ser parte de un colectivo social), que vierten su odio al inmigrante POBRE y dicen no ser racistas sino ordenados (cada uno en su casa y dios en la de todos), que se están rodeando muy bien de militares y demás fuerzas de la seguridad afines, algunos de los cuales no solo no condenan el franquismo sino que firman cartas a favor de la memoria de su amado caudillo (debería ser un principio muy básico que los militares no puedan asociarse a ningún partido político ni presentarse en sus listas, los militares tienen todo el derecho del mundo a votar y a tener su propia ideología pero su cometido es defender a todos los españoles y en el momento que se postulan como representantes de un partido que habla de los enemigos del país se están rompiendo todos los principios más básicos de la democracia)…

Pase lo que pase mañana ya hemos perdido todos y a partir de ahora habrá que lidiar con un monstruo que probablemente tomará el mismo calibre que el Frente Nacional en Francia y en un contexto de alza imparable de los fascismos en todo el mundo (Trump, Bolsonaro, Salvini, Le Pen, Orban, Abascal…). Enhorabuena a esos partidos porque han conseguido que España vuelva a estar a la vanguardia de la nueva ola de oscurantismo y descenso a los fantasmas del pasado. Se va formando un clima muy parecido al del pasado siglo y ya tenemos nuestro propio representante en esa nueva ola NEOFASCISTA, se llama VOX. Gracias por todo ello a Ciudadanos y PP. Habéis alimentado un monstruo que va a acabar en breve con vosotros y quién sabe si con el resto. A partir de mañana cada uno tendrá que reflexionar qué papel ha jugado en este fenómeno.

Con todo, mañana a votar para defender todo lo que hemos conseguido y seguir avanzando y recuperando derechos sociales que hemos perdido en estos años. SÍ SE PUEDE. Y aunque a partir de ahora haya que confrontar con el más descarnado fascismo, la historia la escribimos nosotros y en nuestra mano está que no se convierta en un remake de los conflictos del siglo pasado.

Deja un comentario