Querido diario, no me pidas la luna.

(El fotógrafo)

¡En esta profesión mía hay que estar a todas! ¿Pues no me piden un reportaje … sobre las fases de la luna? ¡Mira que  habrá ya fotos de la luna en Instagram y en mil sitios más…! Pues nada, a trabajarse el tema del telescopio, de las luces nocturnas y de las monturas motorizadas.  Menos mal que uno tiene buenos amigos, que si no…

En vez de mirar al suelo y a los semáforos, me he pasado unos días mirando al cielo por la noche. Estremece. Al cabo de un rato te sientes tan minúsculo y tan ridículo por todo lo que te pasa… el Universo impone. Inquieto, he ido a ver si en mi pila de libros hay algo que me tranquilice y me he encontrado con este venerable ejemplar:

Steven Weinberg (Premio Nobel de física 1979). Los tres primeros minutos del Universo. Alianza Universidad. 1978


… El Universo ciertamente seguirá expandiéndose por un tiempo.
En cuanto a su destino posterior[…] todo depende de que la densidad cósmica sea menor o mayor que un cierto valor crítico. Como vimos en el capítulo 2, si la densidad cósmica es menor que la densidad crítica, entonces el Universo es de extensión infinita y seguirá expandiéndose eternamente. Nuestros descendientes, si los tenemos, verán llegar lentamente a su fin todas las reacciones termonucleares, dejando tras de sí diversas especies de residuos: estrellas enanas negras, estrellas neutrónicas y quizás agujeros negros. Los planetas quizá continúen en órbita, disminuyendo un poco su ritmo a medida que irradien ondas gravitacionales pero sin llegar nunca al reposo en un tiempo finito. Los fondos cósmicos de radiación y de neutrinos seguirán reduciendo su temperatura en proporción inversa al tamaño del Universo, pero nunca faltarán; aún ahora apenas podemos detectar el fondo de radiación de microondas de 3o K.
 
En cambio,  si la densidad cósmica es mayor que el valor crítico,  entonces el Universo es finito y su expansión cesará alguna vez, dando origen a una contracción acelerada. Por ejemplo, si la densidad cósmica es el doble del valor crítico, y si el actual valor corriente de la constante de Hubble (15 kilómentros por segundo por millón de años-luz) es correcto, entonces el Universo tiene ahora 10.000 millones de años; seguirá expandiéndose por otros 50.000 millones de años y luego comenzará a contraerse. El tiempo de la contracción es el mismo que el de la expansión: después de 50.000 millones de años el Universo tendrá su tamaño actual, y después de otros 10.000 millones de años se acercará a un singular estado de densidad infinita…

¿Hace una cervecita?

Deja un comentario