“En Navidad hacían dulces en casa, nos daban mandarinas, se cantaban villancicos….Éramos felices con lo poco que había”.

“ Pues yo tengo el recuerdo de la no Navidad, la guerra. Vivíamos en Vallecas y no teníamos para comer, nos íbamos a los huertos que había donde hoy está San Blas para rebuscar algo que echar al puchero. Me acuerdo que en los bombardeos bajábamos al refugio. Pero la infancia lo recuerda todo con agrado.”

“ Salí de mi pueblo muy joven, vestida de luto. En el tren me cambié y me puse un traje rojo y unos zapatos que me había comprado con ahorros y tiré la ropa de luto por la ventanilla. Cuando llegué a Madrid, a mi hermana casi le da un soponcio. Yo me dije que al pueblo no volvía.”

“A mi madre la mataron en el patio, delante de mí. Nos fuimos a Francia. Y a otros países. Hablo cinco idiomas. He sido emprendedora toda la vida. Ahora, porque mis hijas no me dejan, si no seguiría teniendo algún trabajo.”

“He cuidado a 8 familiares a la vez: hermanos, marido, suegra, padre….Empecé a cuidar a los 13 años. Sin comodidades, todo a pelo. También he trabajado fuera de casa.”

“Me eché novio a los 15 años. Nos casamos porque le dí un ultimatum. Nos fuimos a vivir con la suegra que es lo peor que he hecho en mi vida. Mi marido ha estado enfermo 20 años y yo le he cuidado a él, a mis hijos y he trabajado fuera de casa.”

“Mi infancia fue feliz, huertos, flores, río, animales. Por esa libertad me ha gustado siempre la calle. Otra cosa ha sido mi vida de adulta, he tenido muchos problemas económicos. Trabajo limpiando casas. Mi lema es que nosotros solos nos hundimos por nuestros lamentos.”

“ Soy divorciada con un hijo. Con 14 años me llevaron donde unas monjas cerca de Segovia pero como nos explotaban me escapé y me fui a mi casa. Me vine a Madrid y trabajé en varios sitios. Una cosa que recuerdo de cuando era pequeña es que íbamos a recoger piñas para quemarlas y hacer carbón.”

Testimonios de mujeres trabajadoras entre 60 y 90 años.

Grupo de Apoyo Mutuo de Mayores.