Hoy ha nacido en el hospital Infanta Leonor un niño llamado Gabriel. Su mamá y él se encuentran bien, iluminados, calentitos. Pero cuando vayan a casa se acabarán las comodidades porque Gabriel es un niño de la Cañada Real y allí, no alcanzo a entender por qué maldad persistente ,no hay luz ni calefacción. Más de 1.800 niños y niñas viven allí y sus papás y mamás. Su culpa es ser pobres a 20 minutos de la Puerta del Sol.

Sigo en Facebook a un refugio para primates que se llama Reinfer. Cuelgan vídeos y fotos y cuentan historias de maltrato y miedo, de abandono y sufrimiento. Pero también de sanación y de amistad, de solidaridad y felicidad. Lloro con sus posts. El amor y el respeto por otros seres sintientes me parece cada vez más un rasgo de humanidad.

En un grupo de whats app, una colega ha colgado un vídeo de Carmen Sarmiento haciendo un brindis espléndido, feminista y sororo. Gracias a ella vimos en televisión reportajes magníficos de mujeres de todas partes del mundo haciendo de su periodismo una muestra palpable de que el feminismo es universal y habla de todas y para todas. Carmen siempre fue radical y vindicativa.

Dice Paula Fraga en Twitter que amar a tu familia, si se lo merece, es revolucionario. Yo creo que tiene razón en que aunque analicemos la familia como el primer lugar de socialización donde se aprende el patriarcado eso no impide que amemos a nuestros padres y madres, hermanos y hermanas, hijos e hijas. Ese amor muchas veces es la fuerza y el cobijo que hace que puedas luchar contra la opresión y la injusticia.

Este año no he felicitado el solsticio sino las fiestas. Vengan de donde vengan. La gente está desanimada, apagada, cabizbaja, depre…. A ver si podemos celebrar aunque sea un poquito. Tomar una copa de vino o de agua con gas y acariciar con la mirada a quienes estén a nuestro lado.

Feliz Noche!!!!