A  tres años de la muerte de Philip  Seymour Hoffman, su última película nos ayuda a comprender  el fenómeno Trump.

En el tercer aniversario de la muerte del actor neoyorkino  (23 de julio de 1964 –2 de febrero de 2014) me viene a la cabeza una de las últimas películas en las que intervino, God´s Pocket, que a pesar de ganar el Sundance de 2014 recibió críticas desiguales, por no decir abiertamente malas.

Sin embargo, se trata de una cinta que revisada a la luz de la victoria de Donald Trump en las recientes elecciones de Estados Unidos, parece  querernos decir algo más de lo que supieron ver los críticos en su momento. Uno de sus valores en alza es haber hecho visible el difuso cáncer que se estaba desarrollando  en  las entrañas del  país norteamericano.

God´s Pocket es el nombre del  pueblo en el que se desarrollan unas vidas que nadie  querría vivir. Un lugar  del sur de Philadelphia que nos acerca a  un primer mundo cuya cara B se expresa en  esa América profunda tan parecida a la Gran  Bretaña  del Brexit   y al fundamentalismo europeo  en los que lleva años  gestándose  el triunfo de los monstruos.

 

 

Deja un comentario