LAS DE MIEDO

cine de andar por casa 6
En los veraneos, en un pueblo a 80 kilómetros de Madrid, había dos cines.
¡Increíble! Para una población de solo mil quinientos habitantes.
Hubo incluso un tercero que el abuelo abrió en los años treinta. Cine Callao. La gracia es que era mudo.
Durante un tiempo permanecieron El Condestable y El Alegría. En éste, con unos nueve años, viví la experiencia del género de terror. La película no autorizada, a la que sin embargo me habían dejado pasar por proximidad con el dueño, o porque simplemente entonces no se miraban mucho esas cosas, era “La Cara del Terror”
Un film español, protagonizado por Fernando Rey, al que a su personaje siempre puse en mi recuerdo la cara de Vincent Price. “Los crímenes del Museo de cera”
La razón debe ser que este actor protagonizó en el mismo 62 otra película de similar nombre “The Tales of Terror” basada en tres relatos de Edgar Allan Poe.
Muchos años después, durante la proyección de “Carrie” de Brian De Palma, un buen amigo sufrió un susto monumental e inesperado cuando le agarramos por el cuello desde la butaca de atrás, justo en el momento en el que la mano de Carrrie sale de la tumba y engancha por el brazo a su amiga. Desconozco sí por esto ese amigo no volvió a pisar aquel pueblo.
El cine Toledo, cercano a la Plaza Mayor, programó muchas veces las aventuras de miedo y humor de Bud Abbott y Lou Costello. Con Zombies, el monstruo de Frankenstein y el Conde Drácula, todos a la vez.
Como siempre, en aquellas las películas de miedo, la acción transcurría en Transilvania.

Deja un comentario