Breves de la  semana. Los niños deben reconocer y admirar  otros modelos de hombre.

A  una semana de un 8 de marzo donde se puso  de manifiesto la robustez del feminismo como fuerza de cambio y se analizaron muchos aspectos de la situación de las mujeres a nivel mundial, quiero hacer  un apunte más.

Al igual que conocemos  la necesidad  de que las mujeres se hagan visibles  para servir de modelos exitosos a las nuevas generaciones (además de ser, por su puesto, una cuestión de elemental justicia), es necesario que los hombres dispuestos a rebelarse contra el machismo visibilicen su postura ante el resto de los hombres.

Pero no basta que se sumen a los minutos de silencio o  los días de luto. Es necesario que se indignen públicamente y en voz bien alta ante  cada una de las manifestaciones machistas que les rodean. Los niños deben encontrar, reconocer y admirar  modelos de hombres que no vinculen su valía   a forma alguna de desprecio a las mujeres.

Eso en el terreno de lo público, pero en lo doméstico, donde  niños y niñas encuentran los modelos primordiales,  es imprescindible que los hombres se hagan de una vez cargo de los cuidados  ya que, en último caso, ese es el mejor ejemplo de no machismo que los hombres pueden ofrecer a los niños. Además de ser , por supuesto, una cuestión  de elemental justicia.

Deja un comentario