«Decreto el estado de felicidad permanente.»

Esperemos que Moscovichi fracase en su próximo viaje al Sur