Tarde de sábado de pandemia.

El miedo