¿Cultura, qué cultura?

La víctima