La gran revolución conservadora. De Margaret Thatcher a Cali, Colombia.

La herencia, el impuesto de sucesiones y otra vida.

«Decreto el estado de felicidad permanente.»